Entradas del blog

Donaciones

Acerca de mi

Contador

Optimizado: 1280x1024

Seguimiento por correo electronico

Entradas populares

Seguidores

domingo, 9 de noviembre de 2008

Patones Extrem

Photobucket


Nada mejor que un finde de relax para pillar la bici con fuerza al siguiente.
Desde que estuvimos en Patones hace ya unos meses lloviendo los 4 aventureros nos quedamos con muchas ganas de repetir aventura pero ampliando el recorrido para juntarlo con la clásica y entre pitos y flautas no hemos podido repetir... hasta este finde.

La ruta es exigente y se hace necesario un filtro de asistencia ya que no tiene escapatorias y hace falta unas condiciones mínimas, además de que acabaremos tarde... tarde.

El viernes llovía por Madrid pero el sábado sale perfecto con cielo azul. Mientras que vamos en el coche nos llama Santi, que ellos ya salen. Un grupo ha salido un rato antes para no agobiarse en las subidas aunque nos llevamos demasiada distancia y nos juntaremos al final de la subida larga.
A las 9:20, con casi 50min de retraso respecto del otro grupo salimos Juanqui, Ricardo, Luis y yo de Patones con una niebla cerrada que se abre rápidamente al llegar al pontón de la Oliva y comenzar el primer ascenso del día.

Photobucket

El ritmo es tranquilo aunque al ser pocos minimizamos paradas, aprieta el calor y nos quitamos ropa. La primera trialera tiene un primer tramo con demasiado surco pero el resto es igual de divertido que siempre y lo hacemos del tirón.
Vuelve a sobrar ropa al afrontar la subida larga del día y termino en manga corta. 10km por pista con buenas vistas y perseguidos por coches de buscadores de setas que rompen la tranquilidad del entorno nos amenizan la subida. El ritmo ha ido rompiendo un poco a Luis y llega al mirador algo retrasado pero un lingotazo del Baylis de Ricardo y recuperado.

Photobucket

Photobucket

En la última recta no veo al grupo esperándonos y observando mejor veo que van bajando por la primera trialera. Debe ser que hace frío arriba. Espero que se paren grrrr.
Coronamos nosotros y vamos a saco por la trialera, una de las más sencillas y divertidas del día. Flow total como dirían algunos.

Photobucket

En un recodo nos espera el resto del grupo comiendo. Gonzalo intenta "envenenar" a mis compañeros con un acuarius rellenado con "mataratas" arrancando las carcajadas generales del grupo ;)

Habíamos salido con demasiada diferencia pero los planes han salido bien y ya todos juntos terminamos de bajar al collado del Portillo para afrontar un sendero precioso a media ladera con pasos muy empinados y alguno complicado pero muy disfrutón.

Photobucket

Photobucket

Cualquiera para a hacer fotos durante el recorrido aunque las vistas se prestan a ello.
Hay una zona con una pendiente descomunal que afrontamos sólo unos pocos descerebrados llegando abajo con la adrenalina desbordada y gritando de puro éxtasis ;)
Una de las cosas más chulas de la ruta es la sensación de estar perdidos en el culo del mundo durante casi toda la ruta. No hay nada cerca, solo el sendero y toca seguirlo remontando y bajando colinas empinadas acercándonos progresivamente de nuevo a la presa.

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Photobucket

Los senderos de patones son altamente aditivos y las pendientes sube y baja de tramos imposibles van minando las fuerzas así que en una pradera nos montamos el almuerzo.
Medio queso de Santi, un par de barras de pan, fuet, chorizo, melón con jamón, alitas de pollo... menudo fiestorro que nos montamos!!

Photobucket

Así pasa que acabada la comida toca seguir y alguno se resiente. Luis anda perjudicado y aparecen las anécdotas del día ante sus infructuosos intentos de abandono.
Desde donde estamos no se puede volver... porque tires por donde tires hay que subir un par de colinas para llegar a cualquier escapatoria así que proseguimos.

Photobucket

Konair y Luis van tocados, Santi y Tortugo aguantando el tipo pero al bajar la trialera que lleva al río se desata la adrenalina y momentáneamente se pasan los males. A Luis se le quitan totalmente y aguantará el resto de la ruta en las primeras posiciones. Es alucinante lo que hace un cambio de mentalidad ;)

Photobucket

Photobucket

En el río la idea era remontar el sendero de las abejas asesinas pero le habían dicho a Gonzalo que ahora era peligroso así que seguimos la pista que va a la cueva del reguerillo y llegamos al cruce de la carretera 500m más abajo.
A estas alturas ya la gente anda tocadilla pero quedan sólo 2km para terminar de subir y la alternativa para acortar frente a la humillación mediática posterior convence a los indecisos.
Una rampa puñetera y un tramo de pista y llegamos al desvío para el sendero... ya no queda nada digo... sólo un par de rampillas... ;)

Photobucket

Realmente sólo quedaban 2 rampas de 50m cada una pero... qué rampas!! Por fin llegamos a la V formada por dos cortafuegos y ahora si que ya sólo queda disfrutar del PR que baja a Patones.

La moral anda un poco baja y el agua racionada desde hace rato pero...
Son unos 6km de sendero estrecho, muy divertido y rápido con trialera disfrutona que consiguen despertar al maltrecho grupo y permiten que lleguemos a Patones con una sonrisa de oreja a oreja. La bajada es trepidante, el paso por Patones de Arriba fulminante y terminamos con las escaleras que llevan a Patones de Abajo a las 5:30. Con 52km y 1800m de desnivel acumulados.

Cambiados y con las cosas recogidas nos vamos a tomar algo al bar pero está cerrado y encontramos el bar "los Melones". La nube de humo del interior es abrumadora pero la pareja que regenta el bar nos saca unos chorizos, níscalos frescos y un par de tortillas regadas con abundante cerveza que nos recuperan y encima a un precio espectacular. Fichaje para próximas incursiones!!

Sólo queda regresar, que ya es hora y el bonobici está muy perjudicado, la batería acabada de mi móvil no ayuda mucho ;) y el atasco que pillamos en la A-1 tampoco. Menos mal que pillamos la M50 y evitamos casi todo.

Patones no defrauda y el terreno estaba espectacular de agarre ya que seco es peligroso por las numerosas pizarras y estaba húmedo pero no mojado. La compañía de 10 y el buen rollo amenizan una ruta exigente y larga con la única pega de la falta de agua en el recorrido salvo rellenar del río.

Aquí podéis ver todas las fotos:
Fotos de la Patones Extrem

0 comentarios: