Busca algo el blog

Cargando...

Entradas del blog

Donaciones

Acerca de mi

Contador

Optimizado: 1280x1024

Seguimiento por correo electronico

Entradas populares

Seguidores

viernes, 18 de mayo de 2012

ZonaZero 12. Variante del Inframundo con Pais de Lobos

Photobucket
7:45am... suena el despertador.
 Pero... si me he acostado hace un rato grrr.
En fin, me visto y saco un rato a Frodo mientras cotilleo cómo van los preparativos para el desayuno en la plaza. Tenemos leche, naranjas de la loma, café y torta.
Me llevo un vasito de leche para arriba y me lo tomo con mis cereales, que la torta no me hace y lo aderezo con una naranjita.
Juanqui ya está casi preparado y Silvia se ha levantado pero anda más perezosa ya que hoy no montará en bici.

Nos pertrechamos bien de agua porque la ruta se prevee dura y MUY calurosa.
La temperatura a las 9 es muy agradable cuando se da la salida general a todos los grupos pero antes de que el Sol caliente ya tenemos veinte y muchos grados...

El día anterior teníamos bastantes dudas de si ésta o aquella ruta. El calor nos pedía pasar de la Zona Zero y tirar más arriba pero hemos venido a ello... así que optamos por la variante del Inframundo, que nos han hablado muy bien de ella.
Es la ruta 12 mezclada con la 9 de Pais de Lobos así que salimos juntos los del grupo 9 y 12 por la trialerilla de detrás de la iglesia.
Nosotros andamos un poco despistados y cuando le decimos en el registro que vamos a esa ruta ya está saliendo el grupo así que bajamos rápido y les pillamos casi cruzando el río.

El guía es Oriol, y voy charloteando un rato con él mientras comentamos lo limpias que llevan las bicis la gente. Con lo que protege el cuadro el barrillo acumulado jaja!
Un poco más alante va Pepe y los maños, que en principio van a hacer sólo Pais de Lobos así que al menos una parte del recorrido iremos juntos.

Al llegar a Margudged giramos y nos metemos en el final del barranco de Sieste. La última vez que estuve por aquí fue en una nocturna en verano y lo subimos totalmente seco. Hoy lleva agua y es divertido ir remontando por el centro jeje.

Photobucket
Photobucket
Photobucket
Juanqui me tira unas fotos y al cruzarlo le tiro yo otras... me creo que va por delante ya que al mirar hacia alante no le veo y salgo en su búsqueda. Adelanto a 3 o 4 en un rampón y al subir no le veo. Joer... si que corre... y comienza una persecución estúpida en la que voy pasando gente andando por un divertido y exigente sendero de subida al tiempo que les pregunto por uno con una nomad amarilla.

Ya empiezo a mosquearme porque no es normal y me da por pensar que le llevo por atrás con lo cual estamos jugando al ratón y al gato.
Mis sospechas se confirman al encontrarme en el cruce del bucle de Pais de Lobos con Silvestre, Marcos y algún conocido más que me dicen que van de los primeros y no le han visto.
Le llamo pero no tiene cobertura (curiosidades... yo con simyo tengo y él con movistar no. Para que luego digan de las compañias alternativas...) Al tiempo aparece Juanqui, que le había dicho uno que yo iba por delante. Jaja, anecdotillas de ruta ;)

Photobucket
Ya juntitos proseguimos un rato por sendero para hacer la pista que sube a Morcat. Aquí nos juntamos de nuevo con Pepe, Alfonso y demás maños así que compartimos subida.

Photobucket
Photobucket
El sol pega de lo lindo y, aunque sosa, las vistas amenizan la subida y Morcat al fondo te anima a proseguir.
Nos pasa Oriol como una bala (mira que anda fuerte el tío!) ya que va a marcar la única fuente que hay en muchos km. Y menos mal, porque se encuentra a escasos metros del camino en la penúltima curva pero si no te lo sabes...

Photobucket
Rellenamos agua y aparecemos en Morcat, donde la gente de la ruta 9 se encuentra comiendo a la sombra de las ruinas. A nosotros aún nos queda tela y a las 11:30 aún no tengo hambre así que le decimos a Oriol que tiramos por nuestra cuenta.

Photobucket
Photobucket
El sendero que sale de Morcat es técnico y empinado pero te picas y haces más de lo que crees. Espectacular si giras la cabeza y ves la impresionante vista de Pirineos con las ruinas de Morcat en primer plano.

Photobucket
Photobucket
Un tramo de pista nos va acercando al punto más alto de la ruta, Capramonte. Se rueda bien hasta que ves un giro a la izquierda por un rampón de piedras sueltas y se te cae un poco el alma a los pies pero... aprietas el culo bien contra la puntita del sillín, te contrapesas hacia adelante, empujas... y se sube! La cabeza es nuestro mayor enemigo en estos terrenos.

Photobucket
Photobucket
Estamos por encima de los 30º y eso se nota en la dureza pero al menos aquí arriba sopla el aire. Son 1300m pero te sientes el amo del mundo ya que tienes una panorámica de Guara y Pirineos de 360º en una completa soledad. Desde luego que el nombre de Inframundo está bien puesto.

Photobucket
Photobucket
Visitado el vértice con su fotito de rigor comenzamos a bajar por la loma de Capramonte en dirección a lo desconocido.

Photobucket
Photobucket
Es de admirar el increible trabajo de limpieza y desbrozamiento de estos sobrarbenses (nunca lo bastante reconocido) ya que rodamos por un precioso sendero durante muuucho tiempo con poca pendiente hasta que llegamos a la altura del collado de Solandimón y nos metemos en una rápida y divertida bajada cada vez más pedrolera y con zetitas divertidas.

Photobucket
De pronto en una curva nos encontramos con un desprendimiento que impresiona y que tiene pinta de no tener demasiado tiempo. Por precaución ponemos el pie a tierra ya que queda muy poquita tierra bajo nuestros pies en el punto más estrecho.

Photobucket
La bajada acaba en el río Ena, que es poco más que un arroyo calentito pero donde nos refrescamos como podemos un rato. El poco aire que había arriba aquí abajo ya no corre y a las 13:15 estamos a má de 35º.

Photobucket
Nos comemos una barrita y proseguimos ruta en dirección a la Ripa pasando por una zona expuesta con una bajada del río a una poza superapetecible. Lástima que esté tan abajo que si no... ahí nos quedábamos un buen rato!

Photobucket
Photobucket
En la Ripa nos recibe "amistosamente" el hijo de la dueña con el perro ladrando y cara de pocos amigos. La leyenda de los "buenos" recibimientos en tan apartado feudo crece con cada visita. Madre mía que ganas de salir de alli!

La finca la dejamos pasando por detrás de ella (por delante discurre una pista forestal). Nuestro track opta por un rampón de senderito que nos hará sudar la gota gorda añadiendo un buen calentón a nuestras ya cansadas piernas.

Photobucket
Menos mal que poco después de dejar la finca nos espera una buena fuente con agua fresca donde remojarnos la cabeza y reponer el ya mermado agua. Yo no suelo beber mucho agua pero avisado por Oriol y Ángel me he llevado un par de botes extras además de mi inseparable bidón. De momento, y conociendo las fuentes hubiera aguantado bien únicamente con el bidón pero como te pases la fuente de Morcat... aquí llegas muy malamente si no has traído agua de sobra y si te lo pasas... lo pasarás mal.

Este tramo se nos hace eterno, posiblemente sea donde peor lo pasamos. Son las 2 de la tarde, el reloj marca 38º, no corre nada de brisa al estar metidos en el barranco, la subida aprieta lo suyo y para colmo nos quieren comer vivos los mosquitos! Se impone el piloto automático así que me centro en mirar a la rueda delantera en su tangente con el suelo (lo único que da sensación de velocidad) y proseguimos al tran tran remontando hasta llegar a la bajada que termina en las casas de Gabardilla.

Photobucket
Aquí el calor sigue pegando de lo lindo pero al menos nos hemos refrescado con la bajadita y el terreno es más abierto permitiendo algo de caliente brisa.
En esta ruta llano hay poco y en las subidas hay que apretar pero tienes una sensación de abarcar increible(como diría un amigo...). Te notas solo en medio de muuuucho monte y la sensación es gratificante, aunque si hubiera 10 graditos menos... mejor que mejor!

Photobucket
En las casas de Gabardilla hay un cruce de caminos, nosotros para variar tenemos que subir hacia campo Santero. Primero cruzamos un par de veces el río hasta llegar a un cuestarro enorme de zetas que de bajada debe ser muy divertido pero de subida es inciclable (al menos para mortales achicharrados como nosotros). Toca bici al hombro y remontar hasta que el terreno se vuelve más apto para ciclar.

Photobucket
Me doy cuenta de que llevo la rueda muy floja pero hace un calor de mil demonios y no sopla el aire así que, aunque voy lastrado opto por proseguir dando pedales en piloto automático hasta dar con un punto más adecuado.

Juanqui lo va pasando peor ya que arrastra amagos de calambres desde hace tiempo y tiene que ir alternando pateo con montar para evitarlos.
Por fin el terreno parece que baja y hay una sombrita así que aprovecho para cambiar la cámara. Reviso por si hubiera algún pincho pero no lo noto. Debe ser algo pequeño o un pellizco a medias porque pierde muy poco pero... pierde.

Photobucket
Pasamos alrevés el tramo de bajada que cruza alrevés el recorrido de ida de Pais de Lobos y las subidas se hacen bastante dificultosas. Me hago más o menos la mitad montado pero hay pasos donde mi cabeza está demasiado tostada como para pensar con claridad.
Al dejar atrás el cruce donde me reagrupé con Juanqui por la mañana me acuerdo de la nocturna de hace años que queda un tramo de subida de apretar el culo y luego ya toca bajar así que eso me anima y desde ahí me hago todo montado con el espíritu renovado!
El estrecho sendero alterna tramos de bosque cerrado con margas de pendiente y me paro a esperar a Juanqui en lo alto mientras me tomo una barrita (yo no soy de comer en ruta). Nos ponemos las protecciones que yo creo que ya sólo nos queda bajar y la recordaba divertida de la nocturna.

Photobucket
De día el paisaje no tiene nada que ver y se me hace más corta que de noche. Vamos todo enciscados por el sendero y las losas cuando.... psssss. reventón!
Me cago en to! Puñetera rueda que no me va a dejar ni disfrutar de la bajada grrr. Ha comprado muuchas papeletas para que cuando vuelva a Madrid se quede en el trastero. Lástima porque me gusta como agarra y rueda pero es que tiene unos flancos de papel!!

Photobucket
En fin, pongo la última cámara y terminamos la bajadita, aunque se me hace demasiado corto el tramo hasta Guaso. No me puedo creer que con lo chula que está la ruta tenga tanta subida para tan poca bajada ;) pero... aún queda una sorpresita escondida y al llegar a Guaso dejamos el pueblo, rellenamos agua en una fuente que me sienta de lujo y tras una pequeña subida que a Juanqui a estas alturas no le hace ni pizca de gracia llegamos al mirador... y bajadón adrenalínico por un sendero estrecho y lleno de pedrolos que nos deja satisfechos y le hace ganar los puntos perdidos.

Photobucket
Nos deja justo en el punto donde nos quitamos las protecciones tras el descenso de la Partara y desde aquí la pista hacia Ainsa la hacemos deprisita con fuerzas renovadas, que ya sólo queda subir a Ainsa para completar la jornada.

En la subida al pueblo Juanqui ya va en la reserva así que aprieto los últimos metros aprovechando el fresquito de las casas y llego a la plaza del castillo, donde me encuentro a Silvia plácidamente sentada en el asador tras haberse zampado un enorme churrasco! Tú si que sabes!!!
Llamadita a la organización para decir que seguimos vivos y hemos terminado. Un poco después aparece Juanqui, que ha subido por la carretera y va soñando con heladito y es que no es para menos.

En total el cacharrito me dice que hemos salido a las 9:30, llegado a las 17:00 con 2:15 de tiempo parado, 48km y 1350m de desnivel. Estos últimos números no son significativos dada la dureza de los senderos de subida y sobre todo del excesivo calor al que hemos estado sometidos hoy ya que hemos rodado a más de 30º casi toda la ruta.

La ruta tiene trialeras divertidas pero no la catalogaría como una gran ruta si buscas bajadas. Eso si, espectacularmente abarcadora con una gran variedad de terrenos e interminables y disfrutones senderos donde se nota la mano de los incansables currantes que hacen posible que disfrutemos de la zona zero.
El sentimiento de soledad e infinito que se tiene en algunas partes de la ruta unido a las fantásticas vistas hacen de ella una ruta altamente recomendable. Peeero... evitar los días muy calurosos y prestar atención a las fuentes.
Desde la Ripa hasta el final, menos mal que llevaba 2 botellas de repuesto, una que le di a Juanqui para rellenar su agotado camel y otra que usé para rellenar mi bidón.

El hambre que no he sentido durante la ruta me viene ahora que estoy duchadito y arramplo con lo que hay por casa hasta que bajamos los 3 al polideportivo previa parada para tomarnos un heladito.

En el polideportivo nos espera la agradable charleta y puesta en común de rutas con todos los amigos y conocidos mientras hacemos tiempo a las 21:30, hora en la que nos hartamos de rica paella, buena longaniza y estupendos tomates. De postre naranjas de la Loma. Madre mía qué manera de comer!!

A eso de las 11:30 que acabamos de comer la gente se va subiendo al casco antiguo a continuar la juerga, nosotros nos miramos... y como no somos muy fiesteros nos subimos de nuevo andando para bajar un poco la comida y a las 12 y poco estamos ya acostados, que mañana queremos rutear y hoy hemos acabado tostaditos. Pero la ruta de mañana se merece otra crónica...




Descargar el track de la ruta

0 comentarios: