Entradas del blog

Donaciones

Acerca de mi

Contador

Optimizado: 1280x1024

Seguimiento por correo electronico

Entradas populares

Seguidores

domingo, 11 de mayo de 2008

Más allá de Patones, conseguido!

Photobucket

Hace un par de semanas intentamos abordar ésta ruta pero el mal tiempo nos hizo abortar Esta semana se presentaba similar pero el club de la media neurona no se detiene ante nada así que seguiremos con el plan.
Según avanza la semana la gente lógicamente se descuelga y del grupo de interesados inicial terminamos quedando 4 inconscientes. Juanqui, Julián, Luis y yo.

Suena el despertador... 7:00am. Entonces es cuando te da por pensar... y porqué me he acostado a las 3 si tengo que levantarme a las 7!!! Pero... que tendrá esto que engancha tanto?
EL cielo está gris plomizo y chispea débilmente pero cuando a las 7:45 bajo y llega Onievus a recogerme comienza a llover fuerte. Bicis al coche y vaaaamonoooos!!
Nos miramos y decimos... todo lo que llueva aquí no lo llueve allí.. ;)

Llegamos a las 8:55 al parking y aquí llueve débilmente pero sin pausa. No hace mala temperatura y estamos solos... no vendrán? SIIIII, al poco llega Tortugo y cuando estamos casi listos Juanqui, que había calculado mal.
Julián comienza a pedalear porque lo primero que nos espera es una subidita de 2km y cuando termina de acicalarse Juanqui montamos nosotros y nos reagrupamos a media subida. No me encuentro demasiado bien hoy, tengo la tripa revuelta y estoy congestionado y un poco atontado. Lo achaco al sueño pero debe ser algo más porque me paso toda la ruta con unos gases... menos mal que en la montaña hay mucho aire jaja.

Photobucket

La ropa parece que aguanta la lluvia pero nada puede competir contra los charcos y el barrillo de la bajada así que llegamos abajo sonriendo pero perdiditos y empapados jeje.
No sé el resto del equipo que opinarán pero, contrariamente a lo que pueda parecer el terreno está mejor mojado que seco.
El agua ha limpiado la tierra y no hay barro pestoso en las bajadas y la pizarra no escurre salvo en losas grandes y afortunadamente son muchas pequeñitas o lajas de canto que cortan pero agarran. Yo soy de piedras más que de tierra así que perfecto.
Desde el puente comenzaremos a subir sin prisa pero sin pausa hasta el collado Santo para seguir subiendo por el collado Viejo hasta el cerro de la Torrecilla. Es la parte más alta del recorrido y la culminación tras casi 12km de subida por pista pero con el terreno tan blando parece que hemos subido pinchados todo el rato.

Photobucket

Photobucket

Unas barritas mientras que tortugo se cambia de ropa (lleva 2 mudas dentro de la mochila!!!) y Luis se acicala y se pertrecha a conciencia y dejamos la pista para pillar un sendero de infarto que desciende zetando rápida y plácidamente hacia el collado del portillo.
La montaña está espectacular con la humedad, las jaras en flor destacan entre los matojos del paisaje y la senda de bajada, de guijarros que en verano resbalan y no frenan ahora agarra bien.
Sólo aquellos que disfrutan plenamente de la montaña pueden comprender como compensa el madrugón, soportar la lluvia y sufrir la subida frente al gozo de contemplar un paisaje, un momento, un estado de la naturaleza o la plenitud de estar perdido en el monte. Todo eso y más nos embarga y la bajada la hacemos al ritmo de gritos de: qué bonito! mira que chulo! vaya gozada!!

Photobucket

Photobucket

En el collado del Portillo disfrutamos de unas de las mejores vistas de la jornada y la senda trialera fácil y divertida da paso a un sendero largo y con pasos puntuales complicados a media ladera con pendientes imposibles que nos hace subir la adrenalina por las nubes y disfrutar a tope.
Comienza con un paso chungo de escalones de pizarra con lajas al que me lanzo y supero satisfactoriamente. Aprovechando el subidón encadeno un buen trecho hasta un punto donde un paso complicado nos frena a todos. Es ciclable pero acaba en una losa grande de pizarra y mojado es muy peligroso porque un fallo significa corte seguro así que ninguno lo intentamos.

Photobucket

Photobucket

Mientras que yo disfruto como un enano con este terreno húmedo, Tortugo va mucho más conservador. El prefiere más lo seco donde yo sin embargo pierdo control.
Juanqui va en cabeza tras unas fotos y consigue un paso tubo que no permite fallos y yo le sigo detrás sin pensarlo. El resto al oír nuestros gritos de triunfo... prefieren asegurar bajando y casi se piñan ya que andando es igual o más complicado.
Como Juanqui va emocionado se lanza y ahora la media ladera se convierte en unas pendientes de infarto... gritos... y al torcer la curva me encuentro a Juanqui retozando entre las jaras jaja.

Photobucket

Toma la delantera Onievus y le oigo... derecha derecha!!! Juanqui sigue de frente y consigue acabar sin piñarse y yo pillo un peralte por la derecha y me reúno con ellos, miramos para arriba... maaadre!!! pero si eso está vertical!! lo que hace el subidón ;)

Photobucket

Photobucket

Continuamos la bajada hasta el valle del arroyo de Reduvia. Lo perseguimos durante unos metros para afrontar una serie de toboganes de inclinación desmesurada donde me pico para conseguir subir sin andar consiguiendo un alto porcentaje y tras una subida dura por un sendero estrechísimo que consigo realizar montado llegamos a un collado donde acabará nuestra investigación para volver a terrenos conocidos.
Una bajada muy empinada y larga nos deja en un arroyo arrancándonos gritos de éxtasis a Juanqui y a mi ya que la hemos hecho suicidamente y muy pegados llegando abajo ilesos jeje.

Photobucket

Photobucket

Tortugo ha ido dosificando durante toda la subida pero los toboganes le han consumido y le da un pequeño bajón. Aprovechando la pista y que ya conocemos el camino comienza a subir hacia el corral de Manuel Ruiz mientras que nosotros nos metemos unas barritas.
La subida son casi 3km con zonas de terreno muy lastrante y Luis se queda un poco, pillamos a Tortugo casi al final y nos lanzamos a la última trialera del día hacia el río Lozoya sin parar. Toda la bajada seguida trae como consecuencia un churrasco en los discos... necesito algo mas grande ;)
La primera parte de la bajada es mi punto fuerte y me distancio de Juanqui sorteando piedras pero en el cortafuegos final Juanqui no tiene rival y me alcanza y pasa. Necesito mejorar esas bajadas surfeantes.

Photobucket

Photobucket

La lluvia no ha dejado de caer durante todo el recorrido y aunque no muy fuerte ha ido minando nuestras fuerzas, que sumado al esfuerzo de las subidas y bajadas se nota en el grupo. Sólo quedan 2km de subida por sendero hasta el cruce con la carretera y aquí cada uno sube a su ritmo.

No sé si será el barro o que tengo desajustado algo pero el 3-4 piñón, que es el que uso habitualmente para subir me salta así que meto el penúltimo y subo metido en mis pensamientos disfrutando de la soledad de un ritmo tranquilo hasta coronar.
Mientras que me como una barrita llega Juanqui y mientras que el se come la barrita llega Luis y al poco Tortugo que ha ido recuperando en esta subida su coco.

Es una ruta exigente y con un buen desnivel pero con estas condiciones lo importante es el coco y ese, para bien o para mal lo tenemos muy duro jeje.
Nos embriagamos de la prueba superada ya que todo lo que queda es bajada aunque en este punto hay que investigar un poco más y evitar 1km de carretera que afea un poco el porcentaje de senderitos de la ruta.
Desvío por la Cueva del Reguerillo y tras una bajada rápida y divertida que nos hace olvidar un poco la carretera llegamos a los coches. Luis pincha a falta de 500m pero aguanta sin tener que reparar.

Photobucket

En los coches nos espera ropa seca y toallas así que tras un pequeño pase erótico a una señor mayor que se empeña en sacar al perro frente a 4 bikers en camerinos al aire libre nos secamos y vestimos.
Qué sonrisa y qué gozo recordar el rutón que hemos tenido, el tiempo, el día y la compañía. Es una ruta exigente y dura, pero el ser pocos y convencidos nos ha posibilitado disfrutar de la mañana del sábado haciendo aquello que más nos gusta a los 4. Disfrutar de la montaña sea cual sea su estado.

Algunos nos tacharán de locos o inconscientes y su razón tienen ya que hemos estado 6h perdidos y poco localizables, lloviendo y con mal tiempo. Pero tener por seguro que no cambiaría el saco de ropa mojada y llena de barrillo y la bici llena de mierda por haberme quedado durmiendo en casa.

Nada mejor para terminar que clavarnos unos torreznos deliciosos y un buen bocata de tortilla con pimientos mientras degustamos el descubrimiento del día, los postres caseros de la dueña del bar de patones! Ains que rica esa tarta de queso!!


PD: Como no, agradecer a Kike el track y la propuesta de hace 2 semanas ya que sin él esta ruta ni la conoceríamos ni hubiera sido posible.

Aquí podéis ver todas las fotos:
Esta semana ha costado sacar algo ya que el objetivo estaba siempre mojado pero bueno.
Fotos de Patones al Collado del Portillo

2 comentarios:

maestro rutero dijo...

Isma, si se puede evitar el trozo de carretera que comentas. En lugar de subir por la vereda que lo hicisteis (nada mas cruzar el Lozoya), giras a la izquierda y sigues el camino por el curso del rio. A uno o dos kilometros te sale una nueva subida a la derecha, mas llevadera incluso (menos desnivel y distancia) que te deja en la entrada de la bajada de la Cueva del Reguerillo.
Otra opcion mucho mejor y mas divertida, si cabe, aunque hay que tener cuidado de que no baje agua es seguir por el rio hasta llegar a la Presa del Ponton y pasarla por un agujero que hay a la derecha. Eso si, tendras que hacer un poco de escalada.
KiKe Zayas

Iogrea dijo...

me lo olí cuando pillamos la carretera pero como íbamos siguiendo tu track pues me dejé llevar.
Para la próxima salimos de Patones y lo unimos con la clásica y ya sale un rutón de cuidado jaja