Entradas del blog

Donaciones

Acerca de mi

Contador

Optimizado: 1280x1024

Seguimiento por correo electronico

Entradas populares

Seguidores

viernes, 6 de agosto de 2010

DANUBIO. 22 Sigmaringen Ulm

Photobucket

Tras una noche completa lloviendo a eso de las 6 de la mañana decide parar y para cuando nos levantamos el día está ideal. El terreno ha absorvido todo perfectamente y se encuentra aún más verde si cabe.

En la zona de acampada libre se notan diferentes ritmos. Un chico que viajaba en solitario con montones de taperware ya se ha ido y eso que hemos salido de la tienda a las 7:30.
La pareja francesa está perezosa y ni se ha levantado y los únicos con los que hemos repetido desde Donauschingen, una familia completa de alemanes está al mismo ritmo que nosotros.

Hoy ya se nota que vamos pillando experiencia y en un periquete hemos recogido el campamento y desayunamos la comida que previamente habíamos comprado la tarde anterior. Ha tocado madrugar un poco porque es la etapa más larga. Son 105km hasta Ulm y tenemos que llegar antes de las 7:30 al albergue, que toca descansar del camping.

Salimos de Sigmaringen bordeando el castillo por la parte del río y nos regala una panorámica mejor que la del día anterior

Photobucket

Antes de abandonar Sigmaringen voy mosca con un ruidito en la bici hasta que ya desesperado me paro, cotilleo y... ale, un eslabón roto de la cadena! No tengo pin rápido así que troncha al canto y a los pocos minutos volvemos a estar en marcha con la cadena un poco más tensa y las manos negras de grasa.

La salida y primeros km son muy bonitos por bosque a la sombra que, aunque ha llovido, sigue dando calorcito y la humedad se nota y cuando de pronto veo un caño con una cascadita en medio del camino es irremediable que pare a meter la cabeza bajo el chorro y a rellenar el agua.

Photobucket

A partir de aquí dejamos el bosque y la ruta comienza a ser una monotonía de km rodando entre sembrados de cereales que varían entre verde y amarillo.
No tenemos otra cosa más que rodar y rodar así que la media sube un poco respecto a días anteriores y a las 3h ya llevamos 60km.

Photobucket

La mejor distracción es los piques que se pega la familia alemana. Les bautizamos los autos locos porque van los 4 a todo trapo pero sin control.
Se trata de un padre que lleva la tienda, la madre cómodamente sentada y 2 niños de 10 y 14 o algo así que van picados entre ellos y con el que pase.
Tan pronto me los encontraba en chanclas como con las chanclas en el manillar y pedaleando descalzos ;)

Salimos de Sigmaringen a la vez pero ellos giraron a la derecha y nosotros a la izquierda. Debieron perderse porque aún con arreglo de cadena nos pasaron luego a la altura de Riedlingen como flechas.

Poco después nos vuelven a pasar y nos miran con cara de asombro ya que ellos van más rápido pero nosotros estamos delante.
En un pueblo pequeñito con una de las pocas rampas del trayecto la mujer va andando y el niño sufriendo. El mayor se pica conmigo y aprieta los dientes aunque no lo consigue pero el pequeño se pica con los 2 y cuando estamos arriba esperando al resto nos pasa como una bala ;)

Entretenidos con estos lances llegamos a la altura de Munderkingen y se puede ir por la izquierda y ver un monasterio o de frente. Nosotros tiramos de frente que ya tenemos suficientes km hoy y ellos para la izquierda y bajo un sol de justicia disfrutamos una bajadilla mientras las tripas nos van rugiendo.

Photobucket

Decidimos parar en Ehingen, que tiene pinta de grande y entretenido aunque la llegada se raliza por el lateral de una carretera con mucho tráfico que lo afea.
Parece que el camino lo marca bordeando por la derecha pero parece más lógico de frente... error! rampón al canto que nos lleva en línea recta a lo alto del pueblo y a su plaza pero apretando bien el culo.

Photobucket

La plaza tiene una fuente muy mona, un par de supermercados y unos banquitos muy apetecibles así que nos sentamos en el banco a degustr unos espaguetis preparados que habíamos comprado el día anterior y que llevo colgados de la redecilla para que pillen "temperatura".

Mientras que saboreamos la comida vemos 4 bicis en una pared... si si, son los autos locos, que están dando una vuelta a la plaza y comiendo.

Nos ven y sonríen y cada uno a lo suyo.
El calor aprieta así que nos remojamos todo lo que podemos en la fuente. Debíamos estar dando espectáculo porque se nos acerca una mujer que nos dice en inglés que si queremos podemos bañarnos, que allí no está prohibido hacerlo!

Photobucket

Me entran tentaciones pero después de haber metido la cabeza y remojarme brazos y piernas estoy satisfecho.

Silvia le pregunta que si hay algún sitio con agua potable y nos muestra una ranita de la que sale agua y pone en aleman, "agua potable".
Salvados!!! rellenamos todo lo que tenemos y le da un besito de gracias ;)

Photobucket

Para variar salimos a la vez que la familia y toca remontar un cuestarro antes de tomar un desvío y salir del pueblo.
Nos pasan como balas pero... si si, al poco de ir rodando paralelos a una carretera nos vuelven a pasar con cara incrédula jaja. Si es que la potencia sin control no sirve de nada!
El padre se acerca y tras intentarlo en alemán me cuenta en inglés que a dónde vamos. Le digo que a Ulm y me pregunta que si hay camping, porque ellos no lo han encontrado y se quedan 20km antes, en el camping de Dillingen.

Pues no, en Ulm no he encontrado, nosotros vamos a un albergue con buena pinta porque descansamos al día siguiente así que no creo que nos volvamos a ver y nos despedimos afectuosamente.

El paisaje es algo más verde aunque tantos km se van haciendo pesados y vamos con la cabeza más en llegar que otra cosa.

Photobucket

Pasamos Dillingen y nos despedimos de los autos locos mientras que el cielo se va poniendo cada vez más oscuro con nubarrones que poco a poco se van juntando.

Photobucket

A las 4:30 nos quedan sólo 10km para llegar y ya se divisa la catedral al fondo pero como hemos comido pronto y vamos sobradísimos de hora nos paramos tranquilamente a comernos un plátano y acabar las últimas reservas.

Photobucket

Ya no queda nada y en un santiamén nos presentamos siguiendo el río en Ulm y aprovechamos para cambiarnos al margen derecho ya que el albergue está en Neu Ulm.
Gracias al gps llegamos perfectos y en lugar de agobiados por la hora llegamos 10min antes de que abran.

Photobucket

Mientras miramos la puerta y la hora llega Anja en bici. La dueña nos saluda y nos abre un cobertizo para guardar las bicis. El albergue es un caserón antiguo que por fuera parece poco cuidado pero que están reformando por dentro.
Consta de 3 pisos arreglados coquetos con muebles ikea.
En cada uno hay 3 habitaciones y un baño con 2 duchas comunes y cada piso cuenta con una sala común.
En la planta baja está la cocina comedor y tienes para hacer el desayuno gratis o algunas golosinas pagando precios casi de supermercado.
En la siguiente planta, la nuestra, hay un salón con una librería con libros y revistas para no aburrirte y en la última planta vive la dueña con una chica que resultó ser de Barcelona.

Tras los más de 100km lo que más apetece es un duchita así que nos instalamos en la habitación asombrados por tanto espacio tras varios días en la tienda de 2 y nos relajamos un poco.

Photobucket

Nada más meternos en el albergue comienza a llover así que tras ducharnos nos marcamos una siesta muy maja hasta que escampó y nos fuimos a ver la ciudad.
El casco antiguo de Ulm está rodeado por una muralla y parece que lo más interesante es la plaza de la catedral (que tiene la torre más alta de europa)

Photobucket

Photobucket

Aunque siguiendo los consejos de nuestra anfitriona fuimos al barrio de los pescadores y es donde más encanto hay.
Cansados como estábamos y sobre todo con mucha sed nos metimos en un McDonald que nos dieron cocacola con hielo!!! ese bien preciado que por estas tierras no se estila. Nos hizo tanta ilusión que repetimos y nos metimos casi un litro cada uno!
Y es que sin darnos cuenta hoy hemos rodado muchas horas bajo un sol de justicia y, aunque la temperatura no es elevada, el cuerpo necesitaba líquidos.
Y la espalda de Silvia da buena cuenta de ello ya que se le ha quedado marcada a fuego una camiseta olímpica que llevaba y que lucirá me temo todo el verano ;)
Eso si, a partir de hoy el calorcito desaparece y tendremos de 22grados para abajo, que se agradecen enormemente en la bici ya que no es que sea fácil ver fuentes para rellenar y refrescarse y el río va muy crecidito como para acercarse

Volvimos paseando por el barrio de los pescadores y sacamos alguna fotito pero la lluvia comenzaba a amenazar así que nos fuimos al albergue que mañana tenemos jornada de descanso y aprovecharemos para examinar a fondo la ciudad.

Photobucket

Lloviendo nos acostamos y ya veremos cómo amanece....

Aquí podéis ver todas las fotos: Fotos de la ruta DANUBIO. 22 Sigmaringen Ulm

Track de la ruta DANUBIO. 22 Sigmaringen Ulm

2 comentarios:

Manueln Ruiz dijo...

En la etapa con final en Ulm, hablais de Dillingen, donde al parecer hay un camping y se queda una familia con la que habiais coincidido.
Imagino que os habeis equivocado de poblacion, ya que Dillingen esta unos 50 km. despues de ULM.
Me lo podeis aclarar.
Gracias.Manolo.

Iogrea dijo...

Dellmensinger. Que me he colado al ponerlo.
Es un pueblo pequeño y el camping es poco mas que una zona de acampada.
Merece la pena parar en ulm y pasar alli la noche.